Disbiosis intestinal, síntomas y tratamiento

Categorizado como Estilo de vida, Fitness
disbiosis intestinal, síntomas y tratamiento.

Qué es la disbiosis? La disbiosis es la alteración de la flora intestinal. Esta alteración puede ser por un aumento de las bacterias patógenas o una disminución de las bacterias benéficas. En general puede haber igualmente una diminución general del numero de bacterias en el intestino, por ejemplo, luego de un tratamiento con antibióticos. Aprende cuáles pueden ser los síntomas y tratamientos necesarios para esta condición.

Factores de riesgo de disbiosis intestinal

Esta alteración de la microbiota intestinal puede deberse a múltiples factores. Estudios demuestran que una alimentación alta en grasas y azúcares refinados tiene un impacto directo en la composición de la flora intestinal. Este tipo de alimentación disminuye la multiplicación de bacterias benéficas y promueve el crecimiento de bacterias que benefician diversos tipos de enfermedades crónicas como la diabetes, obesidad, entre otros. 

Otra causa de la alteración de la microbiota, es el tratamiento con antibióticos como mencione anteriormente. Luego de tener un tratamiento con antibióticos es necesario alimentar nuestra flora intestinal para reponer las bacterias benéficas que perdimos durante el tratamiento. 

El estrés, el tabaquismo, el alcohol, son también factores que influencian directamente la flora intestinal.

Sabiendo que tenemos más bacterias en el intestino que células en el cuerpo, no cabe duda del papel tan importante que juegan en el equilibrio de nuestro organismo. 

La microbiota es una de las primeras barreras del sistema inmune. La composición de nuestra flora intestinal impacta o influye en nuestro estado de animo, en nuestro comportamiento alimentario, en la toma de desiciones, entre otras muchas funciones. 

Síntomas de una posible disbiosis intestinal

Los síntomas de la disbiosis intestinal pueden ser diversos;

  1. Infecciones recurrentes: cómo mencioné anteriormente, la microbiota intestinal esta directamente relacionada con nuestro sistema inmunológico. Al haber una alteración de la microbiota, esto ocasiona una disminución de la barrera imnmunológica lo que puede hacernos vulnerables a infecciones gastrointestinales o respiratorias.
  2. Inflamación intestinal: muchas veces personas luego de comer se sienten hinchados y esto puede durar mucho tiempo. Esto puede ser señal del síndrome de intestino irritable que a su vez puede estar relacionado con un aumento de la presencia de bacterias patógenas en el intestino.
  3. Alteración del transito intestinal: puedes presentar constipación o diarrea de manera aleatoria y recurrentes. Esto puede deberse a una alteración del número de bacterias o una presencia significativa de bacterias nocivas.
  4. Trastornos del comportamiento: si presentas episodios de depresión, irritabilidad, pobre manejo del estrés. Esto puede deberse también a una alteración de la microbiota. Recordemos que en el intestino se produce la mayor cantidad de la hormona de la felicidad «la serotonina» entre otras muchas sustancias. Al haber una disbiosis, esto impactará directamente el equilibrio de todo el organismo y nuestra respuesta adaptativa al medio ambiente.
  5. Alteraciones de la composición corporal: en los últimos años, diversos estudios han demostrado una posible relación entre la microbiota y la obesidad. Queda mucho a descubrir, sin embargo, se conoce el gran impacto de la microbiota en el comportamiento alimentario y el desarrollo de enfermedades, lo que deja a sospechar una posible estrecha relación entre ambas.

Tratamiento de la disbiosis

Como todo problema de salud lo mejor es prevenirlo. Mantener una microbiota sana, quiere decir, mantener una alimentación saludable, fuente de fibra y probióticos que ayuden a fortalecer la flora intestinal. Una dieta rica en grasas y azúcares refinados, alimentos chatarra entre otros se ha relacionado directamente a la disbiosis.

En caso de presentar disbiosis o si siente que podría presentar una alteración a nivel intestinal, lo ideal es recurrir al médico para ser evaluado y que recomiende una suplementación en probióticos. Al mismo tiempo, recurrir a una alimentación a base de vegetales, aceites esenciales y frutas. Disminuir el consumo de carnes rojas y de azúcares y grasas refinadas. Evitar igualmente los productos industriales.

En general, una alimentación saludable será siempre nuestra mejor aliada en la prevención de múltiples enfermedades y en el mantenimiento de un organismo saludable.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *